Protección del vínculo

Nuestros estudiantes están rodeados de familia, hermanos, amigos, conocidos y compañeros, pero es la primera vez que tienen un tutor. Este rol nadie lo puede reemplazar, por eso es tan importante cuidar los límites y proteger este maravilloso vínculo que tanto bien puede llegar a hacer.

Ser tutor no es ser amigo, ni hermano, ni confidente; todos esos roles generan expectativas, y de seguro no podremos cumplirlas eternamente, por lo cual la frustración podría arriesgar nuestra relación. En cambio si asumimos que somos tutores y respetamos los límites que esto significa, las expectativas del estudiante estarán orientadas a esperar algo que sin duda sí puedes lograr. Tener un trato cariñoso, amable, preocupado y atento, pero siempre desde el rol que tienes que ejercer. Esa es la mejor forma de ser tutor Conectado Aprendo.

Atención a las señales

Si llegase a ocurrir alguna situación incómoda y/o comprometedora que arriesgue la relación estudiante-tutor, debes inmediatamente verbalizarla, suspender la clase y ponerte en contacto con la encargada de tu ciclo.

Si en cambio, te tocara presenciar algún hecho preocupante que sucede al interior del hogar, te pedimos que en la medida de lo posible, intentes no abordarlo directamente con el estudiante en ese momento, sino más bien, una vez terminada la clase, informes inmediatamente a tu encargada de ciclo.

Por último, si tu estudiante te hiciera parte de algún problema personal, te pedimos que lo acojas amablemente pero intentes no emitir opiniones ni tomar posturas. Debes tratar de acoger el sentimiento y mantenerte imparcial. Si consideras que es una situación seria, debes comunicarla a tu encargada de ciclo lo antes posible.
Como verás, en todos los casos anteriores, te pedimos que intentes mantenerte al margen de cualquier situación comprometedora entregando la información correspondiente a tu encargada de ciclo, para que te oriente y consulte con un grupo de expertos. 

En la medida que las circunstancias lo permitan te sugerimos intentes hacer parte de las clases a algún referente y/o apoderado. Por ejemplo: “¿Si estuviera tu mamá o papá en la casa, te gustaría le mostráramos lo que aprendimos hoy? Si es así, ve a buscarlo”. Tener de aliado a los padres y/o apoderados, siempre será tu mejor protección.

Consejos
  • Nunca prometas algo que no puedes o no deberías cumplir. 
  • Nunca transfieras, prestes o deposites plata.
  • No des ningún tipo de regalo y/o presente material. 
  • Si quisieras hacer algo significativo por tu estudiante, podrías enviarle una carta escrita o una tarjeta. 
  • Jamás te reúnas presencialmente con tu estudiante. Esto los expone a ambos y puede terminar siendo muy perjudicial. 
  • Intenta siempre realizar las clases en espacios abiertos. Evita espacios cerrados. Lo mismo sugiérele a tu estudiante: que esté en un lugar abierto a la hora de recibir las clases o en su defecto, que siempre tengan las puertas abiertas. 

Contáctanos

Te invitamos a escribirnos para saber más sobre el proyecto o enviar tus consultas.

Suscríbete

Podrás recibir novedades de Conectado Aprendo.